“Alguien dijo alguna vez: si deseas algo con mucha fuerza, déjalo en libertad. Si vuelve a tí, será tuyo para siempre. Si no regresa, no te pertenecía desde el principio”.

martes, 21 de diciembre de 2010






Cuando nos vamos haciendo mayores, nuestros sueños crecen con nosotros, al principio, nos hubiéramos conformado con una barbie nueva, o con esos vestidos de ensueño para nuestras muñecas, pero a medida que crecemos, la dificultad de nuestros sueños también aumenta, ¿es normal no? El problema es cuando estos sueños resultan absurdos a ojos de los demás, cuando son idioteces, y decidimos ignorarlos, y continuar luchando por no tener una vida diferente, yo sé que no voy a dejar de luchar nunca por lo que quiero, y es un sueño raro, o por lo menos no normal, pero invertire hasta la última de mis fuerzas en hacerme con él, y recordad, que el que ríe el último, ríe mejor.

2 comentarios:

  1. Claro que nunca vamos a dejar de luchar, y siempre juntas;) tequieroamorrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar